Flores verdes que huelen a gasolina

Un par de vueltas sobre nuestro eje y dejamos atrás un fin de semana que quiero catar como si fuera un buen vino: Primero lo decanto y me deleito con su color la misma noche del viernes. Es de un rojo metálico, no demasiado joven y las lágrimas que deja en el cristal indica que es licoroso. Lo huelo la mañana del sábado y la primera fase del aroma es afrutado, con notas asueto y entretenimiento vacuo. La segunda fase me evoca almendras amargas de una tarde de sábado en el loop. Pero el bouquet recuerda a pan tostado pintado al óleo con tinta de impresora, estilo BerBer.
Nervioso y excitado me decido por fin a dar el sorbo definitivo la mañana del domingo bajo un sol de justicia. Paseo el líquido, lo froto y no “se engancha”. Su sabor es duro pero equilibrado y en algunos momentos siento que  me va a matar. Pero finalmente lo escupo feliz sintiendo como arden mis pulmones en plaza Catalunya.

__Berber_1 
guitar_hero_world_tour_-_logo gal_01

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: